Aunque probablemente no nos conozcamos, me importa tu bienestar y tu futuro. Mantengo una filosofía no dualista en la que no percibo mucha diferencia entre tú y yo. Ayudarte es también ayudarme porque, en última instancia, somos parte de lo mismo. Nuestra aparente individualidad no es más que el producto de ver las cosas desde diferentes perspectivas.

Ante la pregunta: ¿qué quieres ser cuando seas grande?, John Lennon, de 5 años, respondió: “quiero ser feliz”. Yo también me dije lo mismo más de adulto, pero ese objetivo por sí solo resulta demasiado vago. Después de todo, ¿qué es realmente ser feliz?, por eso ahora modelo mi objetivo de la siguiente manera: “Aprender a sentirme bien a pesar de las circunstancias y expresar dicha alegría en forma de crecimiento”.

El crecimiento personal es algo que, hasta el día de hoy, continúa apasionándome. Es una intensa curiosidad la que me impulsa. No resisto al fracaso porque doy fe que no existe tal cosa. La ilusión del fracaso es el producto de una fijación en el resultado. Yo pongo énfasis en el disfrute de la experiencia, deleitándome con el presente más que estresarme por el futuro. Las eventualidades exteriores ahora juegan un rol considerablemente menor en mi bienestar personal porque aprendí a sentirme bien a pesar de las circunstancias. La libertad de elegir mis propios pensamientos es la única libertad que realmente necesito.

Continúo buscando desafíos que me inspiran y me ayudan a crecer. Me encanta ayudar a otros a crear mayor éxito, felicidad y satisfacción para sí mismos.

Hago este tipo de trabajo porque lo amo. Ayudar a otras personas a crecer es algo que me inspira intensamente. Termino cada sesión de coaching y cada artículo que escribo con pasión y energía porque realmente creo en el valor que brindo.

Aunque mi función, desde el coaching, es facilitar el crecimiento en otros, soy un eterno estudiante del desarrollo y crecimiento personal. Jamás voy a dejar de aprender porque no creo jamás convertirme en un experto.

Estoy aquí para ayudarte a aprender, crecer y conseguir resultados en base a tus propios valores, no a los míos.

Mi rol consta en explorar y cumplir tu verdadero potencial. Quiero ayudarte a convertirte en una mejor versión de ti mismo. Una versión en la que sigas siendo tú, solo que mejor.

Más inteligente. Más fuerte. Más rápido. Más sano. Más feliz. Más confiado. Más realizado. Más exitoso.

Estoy convencido que esto puede serte muy útil. Y no sólo para ti, sino también para todas aquellas personas con las que tú mantengas contacto.

Ven con la intención de co-crear poderosas experiencias de crecimiento.

Ven con la voluntad de hacer tu máximo esfuerzo durante nuestro tiempo juntos.

Ven con el deseo de comprometerte a una visión más exitosa de ti mismo que cree resultados positivos para todos a tu alrededor.

No quiero que llegue el día en el que observes a tu vida con arrepentimiento. Prefiero que la mires con gratitud y agradecimiento.

Si crees que el coaching puede serte útil, anímate a probar y ver como resulta.