Cazadores de FelicidadSi bien estoy de acuerdo con el concepto de que la felicidad es un estado que todos podemos crear deliberadamente, no suelo difundirlo demasiado ya que muchas veces me cuesta ponerlo en práctica para mí mismo. Jamás voy a escribir sobre algo que no haya hecho o no haya pensado lo suficiente.

Siempre pensé que todos los que hablan de felicidad son unos “vende-humo”, y esperan que la gente aplique conceptos que ni siquiera ellos mismos aplican en el día a día.

Sin embargo, he estado pensando más a fondo en el tema felicidad en los últimos meses (en buena medida gracias a mi amigo y mentor José Lione) y opté por cuestionar algunas de estas creencias. Tal vez hay algo de lo que dicen estas personas que yo haya pasado por alto o no haya comprendido lo suficiente.

Luego de pasar por unas rondas de introspección me di cuenta de que el concepto de “crear felicidad” es, en buena medida, cierto. Voy a arriesgarme entonces a disminuir un poco la concentración de humo  ;-)

Comencé a cuestionarme qué es lo que me trae felicidad. Y para contestar a esta pregunta mi mente me llevó a todas aquellas cosas que deseo y anhelo. Muchas de esas cosas ya las tengo, pero también hay muchas de ellas que aún no.

Todas las cosas que deseamos tener constituyen el vehículo con el que accedemos al estado de la “felicidad”. Piensa en todas las cosas que te gustaría tener en este momento.

¿Quieres tener más dinero? Si es así, es porque igualas el concepto de “abundancia financiera” con el de “felicidad”.

¿Quieres encontrar una pareja? Si es así, es porque crees que ser amado por alguien te hará más feliz.

¿Quieres bajar de peso? Si es así, es porque asocias un cuerpo saludable con felicidad.

Todos queremos ser felices. Y todos buscamos crear esa felicidad a través de la concreción de nuestros objetivos. Pero muchas veces nos concentramos tanto en el objetivo que nos olvidamos de la verdadera razón de porque lo buscamos.

Todos somos cazadores de felicidad. La perseguimos como el Coyote persigue al Correcaminos. Buscamos una presa (objetivo) y ahondamos en su búsqueda. A veces logramos cazarla y otras veces no. Pero todos tenemos al menos un objetivo, y mantenemos vivo ese objetivo porque tenemos la creencia de que eso nos traerá felicidad.

La palabra creencia deriva de la palabra “crear”. Por eso eres tú quien crea el concepto de felicidad. Eres tú quien moldea su significado y sus causales. Eres tú quien crea las formas y condiciones para acceder a ella. Date cuenta que la felicidad ya la creaste en tu mente. Dentro de tu ser ya conoces la felicidad porque lo asocias con la concreción de un objetivo, lo único que te falta es tomar los pasos que la materialicen en el afuera.

Y es aquí cuando nos equivocamos porque es aquí cuando le ponemos condiciones a la felicidad. “Voy a ser feliz cuando…” o “Voy a ser feliz si…”

La felicidad es un sentimiento que ya creaste. Y solo tú sabes cómo acceder a ella porque eres tú el creador de sus causas. Y al ser un sentimiento creado por ti desde el adentro significa que puedes acceder a él cuando quieras. Puedes generar esos mismos sentimientos “imaginarios” (aunque en realidad no lo son) en plena ausencia de resultados tangibles. Crees que necesitas evidencia tangible para ser feliz porque así fue cómo creaste tu ruta hacia la felicidad, pero eso no es más que una creencia tuya.

¿Cuántas veces has escuchado historias de personas que, ante la adversidad, han podido anteponerse ante todo tipo de dificultades? Nick Vujicic es uno de ellos. Eso es porque, sin importar lo que les pase, ellos eligen ser felices. Ante la falta de evidencia, ellos crean ese sentimiento. Pasan de ser cazadores a convertirse en creadores de su felicidad.  Puede que no sea fácil, y puede que su felicidad no esté justificada bajo resultados tangibles, pero no deja de ser una decisión que toman.

Tú también puedes tomar esa misma decisión. Dedícale una pequeña parte de tus días a entrar en el estado de completa felicidad, aunque sea por un minuto nada más. ¿Qué te impide hacerlo?

Puede que algunas de tus creencias jueguen en tu contra. Si es así, necesitas trabajar sobre ellas. Si tienes problemas para encontrar tu felicidad, búscala bajo el manto de la gratitud. Piensa en 10 cosas a las que estés agradecido, desde las cosas más simples hasta las más complejas.

Toma la decisión de ejercitar el poder que tienes para crear felicidad en el AQUÍ y AHORA. Tú elegiste ser el cazador. ¿Qué te hace pensar que no puedes elegir ser el creador?

Valora este artículo