Creando hábitos para el Año NuevoComo antesala al Año Nuevo, he aquí una alternativa para aprovechar el aire de cambio que se respira y utilizarlo de la mejor manera posible para concretar esos cambios que venimos relegando durante el año.

Una de las enseñanzas que he adoptado de Steve Pavlina es la de crear hábitos en 30 días. En lugar de realizar las típicas promesas de Año Nuevo que suelen olvidarse con el tiempo, te propongo fomentar hábitos que nos insuman menos tiempo y nos liberen de las presiones por mantenerlos de forma permanente.

niveles de empatía

¿En qué consiste la creación de hábitos en 30 días?

Comenzar un nuevo hábito a veces requiere de mucho compromiso  y auto-disciplina. Las primeras semanas son particularmente difíciles. Y cuando nos proponemos hacer grandes cambios a partir del Año Nuevo, ese compromiso y auto-disciplina suelen debilitarse con el tiempo.

Si no nos fijamos márgenes de tiempo para la creación del hábito corremos el riesgo de sentirnos abrumados ante la percepción de un cambio permanente. Y es por eso que muchas veces desistimos antes de comenzar. La idea de mantener un cambio de forma permanente es suficiente como para desestimularnos desde el inicio.

Pongámonos entonces una fecha límite para probar la incorporación de un nuevo hábito. En lugar de perseguir un cambio permanente, vayamos en busca de un cambio temporal. Probemos la incorporación de un nuevo hábito por 30 días únicamente y observemos los resultados. Date el permiso para abandonar el hábito luego de los 30 días si aún no te ves convencido.

Puedes ejercitar por 30 días, leer un libro cada 30 días, meditar por 30 días, abandonar Facebook por 30 días, comenzar una dieta vegetariana por 30 días, acostarte temprano por 30 días, etc, etc.

Completar una actividad por 30 días facilita la incorporación de un nuevo hábito. Muchos dicen que para establecer un hábito hacen falta 21 días. Hagamos que esos 21 días se conviertan en 30 y así adoptamos la idea de crear hábitos mensuales. Es solo por un mes, ¿qué es lo peor que puede pasar?

niveles de empatía

¿Qué sucede luego de los 30 días?

Tienes dos opciones:

1) Puedes abandonar el hábito. Eres libre de volver a tu vida normal de todos los días si así lo deseas. Puedes ejercitar por 30 días y luego abandonarlo por completo. No hay nada de malo en esto. De seguro habrás obtenido algún beneficio durante ese tiempo. Lo importante de esto es que lograste romper con tus hábitos anteriores durante ese tiempo. Y además, fuiste capaz de mantener el compromiso intacto para instaurar ese hábito por 30 días. Y esos 30 días son los más difíciles.

No te sientas obligado a mantener un hábito luego de los 30 días iniciales si no quieres. Aun si es algo temporal, puedes aprender y crecer mucho a través de esta experiencia.

2) Puedes decidir mantener el hábito por otros 30 días o más. Una vez que atraviesas el umbral del primer mes, mantener el hábito requiere de menos esfuerzo. Ya tienes 30 días de experiencia y has visto los resultados. Eso ya es digno de celebrarse. Y ahora sabes que puedes mantenerlos si continuas por otros 30 días más.

En otras palabras, tu habilidad para cultivar cambios permanentes se ve favorecida cuando hacemos del cambio inicial una experiencia temporal.

***

Comienza el año con un nuevo hábito. Enfócate únicamente en el mes de Enero y dirige toda tu atención y disciplina hacia allí. Mantén al resto del año con un signo de interrogación y haz que este Enero sea un mes de cambio.

Esta es una de las mejores formas de arrancar el año. Feliz mes de Enero  :-)

Valora este artículo