Entendiendo tu propósito de vida¿Acaso TODOS tienen un proposito de vida? Yo creo que si. Todos tienen una razón para estar aquí. Pero espera, no es la que crees.

Puede que no seas el próximo Jesús, Buda, Gandhi o María Teresa, pero eso no quita el hecho de que no tengas un proposito.

Y con esto no me refiero a ser un abogado, contador, escritor, coach o médico. Esos son tan solo los medios por el cual expresas tu proposito en esta vida. Esos son simplemente los medios por el cual cubres tus gastos. Tu verdadera razón de ser está ligada a averiguar quién eres en realidad y que has venido a aprender y ofrecer a cambio.

Esta noción no es para nada revolucionaria y hace tiempo que viene haciendo un poco de ruido. Pero aún son muchos los que no la escuchan. Muchos siguen adjudicando su razón de ser a ser alguien exitoso o un profesional de renombre o simplemente una buena persona.

Eso está bárbaro! Pero ninguna de estas cosas dice directamente quién eres desde lo profundo de tu ser ni a que has venido. Me alineo con la teoría de que cada ser humano, sin importar sus circunstancias, vino a este mundo por dos motivos:

1) Estás aquí para vivir una experiencia de aprendizaje. Estás aquí para crecer, aprender y entender más de la vida. Desde esta óptica, todo es una válida experiencia de aprendizaje. Absolutamente TODO. Lo bueno y lo malo. Toda experiencia merece ser validada. Y estás aquí para vivenciar todo lo que este mundo tiene para ofrecer. Tanto las penurias como las alegrías. Esa es la esencia de tu razón de ser, el saber que se siente. El pasar por la experiencia y ver qué es lo que te surge por dentro. Todo es una experiencia, y como tal, es válida. No se descarta nada porque todo sirve.

2) Estás aquí para impulsar un cambio en el mundo y hacer la diferencia. Ser una fuente de cambio para los demás y cambiar el curso de muchas vidas al compartir conocimientos que beneficien a todos. Estos son los Bill Gates, Martin Luther King, Steven Hawking del mundo. Cabe señalar que en este grupo no son los que llegan a la fama necesariamente, sino los que son una fuente de contribución para los demás. Todos podemos pertenecer a este grupo.

Observa que en ninguna de las dos opciones figura una carrera específica. No interesa si eres jugador de fútbol o peluquero. Todo sirve.

Mi profesor de jiu-jitsu nos da clases a mi y a otros 3 compañeros dos veces por semana de forma gratuita. ¿Por qué hace esto? Porque eso es lo que le apasiona hacer, y evidentemente no lo hace por el dinero. Se siente muy a gusto con eso. Y al mismo tiempo tiene un trabajo remunerado como profesor de educación física, pero de todas maneras está haciendo la diferencia.

No todos están aquí para salvar al mundo. Algunos están aquí para salvarse a sí mismos y de paso ayudar a algunos otros más que se encuentren en su camino.

Recuerda que todos estamos aquí para aprender, crecer, entender y vivir de manera más conciente. Quizás muchos no estén en sintonía con esta filosofía, pero quizás también sea justamente esa la experiencia que vinieron a tener en este mundo.

Desenchúfate de todo por un segundo y piensa, ¿a qué grupo perteneces?, ¿cuál crees que es tu proposito en la vida?

Valora este artículo