Persistencia y CompromisoEste artículo se enfoca en aquellas situaciones que vislumbramos como potencialmente positivas pero a las que terminamos renunciando a causa de una falta de persistencia y compromiso.

Es muy común ver en algunas personas una actitud impaciente de querer ver resultados positivos masivos al momento de incursionar en algo nuevo. Ya sea en un nuevo negocio, al practicar un deporte o realizar cualquier nueva actividad, muchas personas tienen un bajo nivel de tolerancia ante los fracasos. Cuando las cosas se ponen difíciles o tensas, huyen en vista de otras oportunidades que insuman menos esfuerzo o que “aseguren” mejores resultados. Evitan atravesar ese proceso a largo plazo de “ensayo y error” y terminan renunciando con facilidad. Miden su compromiso con una vara de 0 a 6 meses en lugar de 5 a 10 años. Pero un compromiso de 6 meses no es más que un simple coqueteo.

Si crees que el compromiso es algo que se mide en meses, entonces dudo que llegues demasiado lejos. Seguramente te llevarás algunos aprendizajes importantes durante ese tiempo, pero tendrás muchísimas más lecciones que aprender si permaneces en el mismo camino por más tiempo.

Por ejemplo: muchas personas se inspiran ante la idea de empezar su propio negocio y ser su propio jefe. Pasados los 6 a 12 meses, su negocio sufre dificultades. No están ganando suficiente dinero y trabajan más de lo que quisieran, entonces renuncian y vuelven a su anterior trabajo de oficina, donde nunca brilla el sol y el café sabe a venganza de la semana pasada.

Estas actitudes de por si no están mal si es que logramos darnos cuenta que efectivamente estamos ante una situación que nos disgusta desde lo profundo de nuestro ser. Si nuestro presente esta en contrapuesto con lo que realmente queremos y buscamos experimentar, entonces la renuncia es el mejor camino a tomar. Esta es una de las instancias en las que la perseverancia no necesariamente asegura el triunfo, tal como lo expliqué en este artículo.

Entonces, el compromiso se trata más bien de escoger un camino y seguir por él, lo que no insume mucha dificultad una vez que descubrimos lo que realmente queremos hacer. Es así como tu compromiso termina convirtiéndose en un compromiso hacia el disfrute de la vida y la libre expresión. Aun así, esto requiere trabajo. La pregunta a hacerse entonces es si estás dispuesto a invertir tu tiempo en esto o no.

¿Qué es lo que nos provoca renunciar?; ¿una falta de dinero, de apoyo, de resultados tangibles?; ¿qué nos impide ver a estas situaciones como piedras menores en el camino?; ¿qué nos impide seguir tomando el camino de la acción? Lo único que nos puede evitar avanzar es la incapacidad de movernos. Así que a menos que te hayan secuestrado y te encuentres físicamente inmóvil, siempre puedes actuar y seguir adelante.

Lleva tiempo incursionar y adaptarse a algo nuevo de manera exitosa. Los primeros años de cualquier nueva actividad funcionan como una plataforma de balanceo. Su función radica en descubrir oportunidades de mejora y entrenarte para un fluido andar. Por supuesto que todos queremos triunfar lo más rápido posible, pero hay que estar dispuesto a dejar que el éxito se tome su debido tiempo.

Si crees que es difícil comprometerse a algo por muchos años, pues estás en lo cierto. Es por eso que aquellos resultados excepcionales son una rareza entre tantos resultados mediocres. Muchos coquetean en un área y luego la abandonan por otra. Muchas personas no buscan un compromiso a largo plazo, y ahí yace tu ventaja competitiva. Si a pesar de los contratiempos optas por quedarte y seguir en el camino elegido, entonces no tienes competenciaya que muchos de ellos terminarán desistiendo, y así tus chances de éxito aumentan.

Lleva tiempo esculpir nuestra mente para adoptar el enfoque, las actitudes y los comportamientos que mejor concreten resultados. Pero una vez que aprendemos lo que tenemos que aprender, podemos comenzar a disfrutar de los beneficios de manejar las cosas bajo piloto automático en muchas áreas de nuestra vida.

Steve Wozniak comenzó a aprender de electrónica a los 4 años de edad y ya armaba computadoras antes de los 12. La construcción de la primera computadora Apple fue el resultado de una progresión de eventos en la vida de Wozniak que comenzaron muchos años antes.

Pero hasta que llegue ese día, desarrollar el habito de la persistencia y compromiso es sumamente útil. Cuando se te presenten nuevas oportunidades e ideas, elige tomar el camino de la acción y permanece en él.

Los resultados fáciles y rápidos existen, pero estos en realidad son el resultado de muchos años de aprendizaje previo y mejora continua de tus habilidades.

Valora este artículo