Resignificación EvolutivaEn este artículo veremos la forma de darle un nuevo significado a las cosas que nos suceden para alinearnos con nuestro propio camino evolutivo.

¿Qué es la resignificación evolutiva?

Es la capacidad de observar los eventos de nuestra vida
de manera sistémica y holística relacionando el pasado, presente y futuro como un proceso evolutivo de aprendizaje y crecimiento expansivo.

Observamos todo como un camino y vamos procesando todo lo que nos pasa como parte de un camino evolutivo. O sea, ante cada nueva situación a la que no le vemos salida, resulta útil detenerse y observar como esta experiencia contribuye al camino en el que te encuentras.

El observar y resignificar situaciones requiere de las siguientes preguntas:

¿Qué requiere de mí esta circunstancia?

¿Qué me desafía a aprender esta situación?

¿Cuál es la intención positiva que se esconde en esta situación?

¿Qué recursos internos me invita a desarrollar esta situación?

Ante estas preguntas, buscamos el aprendizaje detrás de cada situación.

Cuando buscamos la intención positiva detrás de una situación estamos reevaluando un evento desde un lugar de crecimiento y evolución. O sea, nos volvemos más competentes a medida que nos vamos haciendo estas preguntas.

Entonces todas las preguntas que ayuden a ponerse en el lugar del otro,  que vayan a la intención positiva o promuevan la búsqueda de un aprendizaje colaboran en el proceso de resignificación.

El resignificar potencia el sentido de autonomía y la sensación de elegir en que quiero enfocarme en esta situación.

¿En qué me estoy enfocando?

¿En qué quiero enfocarme?

¿Quién quiero ser la próxima vez que me suceda esto?

Estas preguntas nos orientan hacia lo que queremos. Nos ayudan a redireccionar el enfoque de nuestras actitudes y comportamientos y nos comunican con nuestro ser interior.  Si nos permitimos darle un nuevo significado a nuestras experiencias, podremos emprender un genuino camino de autoconocimiento hacia la evolución del ser. 

Valora este artículo