¿Cómo respondemos ante quiénes nos ofenden?En el artículo anterior vimos una forma de abordar este tema. Hoy voy a exponer una nueva forma de lidiar con estas situaciones. Pero esta vez voy a hacerlo a través de un cuento.

Los cuentos o parábolas son vehículos fantásticos que pasan información y comunican un mensaje de manera indirecta. Son una llave que te sirve para abrir una puerta.

Este es un cuento que resonó bastante conmigo cuando lo escuché por primera vez y creo que puede serle muy útil a todo aquél que no sepa cómo actuar cuando es agredido verbalmente.

 


Ésta es la historia de Buda que tenía la reputación de no ofenderse ante nada ni ante nadie.

Un día, mientras predicaba su doctrina, un hombre se le acerca y comienza a insultarlo y a agredirlo.

“Sos un fraude”, “Tus enseñanzas son puro cuento”, “No sirves para nada” eran sólo algunos de los insultos que recibió Buda. Y durante toda la lluvia de insultos, se mantuvo calmado y en silencio, inmóvil con total serenidad.

El hombre no podía creer lo que estaba viendo. Entonces se detiene y le dice “Entiendo que no te importe lo que los demás piensen de ti, pero te falté el respeto. Te insulté a ti y tus creencias. Deberías defenderte y hacerte respetar”.

Buda lo mira atentamente y le contesta: “¿Puedo hacerte dos preguntas? Uno, si yo te ofrezco un regalo y tú te rehúsas a aceptarlo, ¿a quién le sigue perteneciendo?”

El hombre le responde: “Si yo no acepto tu regalo, entonces seguiría perteneciéndote a ti”.

“Exactamente”, le contesta Buda. “Y aquí está mi segunda pregunta. Si yo me rehúso a aceptar tu ABUSO, ¿a quién le sigue perteneciendo?”


 

Hay personas que emplean parte de su tiempo en regalarte sus insultos. Pero al igual que un regalo, puedes elegir aceptarlos o no. Los insultos son como regalos. Si los recoges, los aceptas. Si no los recoges, quien te insulta se lo queda en sus manos. No podemos culpar al que insulta de nuestra decisión de aceptar su regalo. Esos insultos pueden ser un regalo que eliges no recoger. Si no los recibes, permanecerán en los mismos labios de dónde salen.

***

Esta es la segunda parte de la serie de artículos que establece las diferentes formas de lidiar con ofensas o malos tratos de otras personas

Parte 1: Quien ríe último…¿realmente ríe mejor? 

Parte 3: El Aikido Verbal

Valora este artículo