Cuando las personas se alejan de nosotrosEl dicho “El / ella se lo pierde” es una mentira. ¿Por qué? Porque aquí no hay perdedores ni ganadores. No hay vencedor ni vencido. ¿Pues entonces qué hay?

Existe un miedo en lo profundo de nosotros en el que si empezamos a notar el alejamiento de otras personas, comenzamos a sentirnos menos queridos. La noción de que estás perdiendo algo (ya sea amistad, amor, etc) y que tal vez no puedas recuperarlo se vuelve muy real. Tenemos miedo a perder el status quo. Y por ende asumimos que nuestras vidas, a raíz de este alejamiento o ruptura, empeora.

Creo que todos, en menor o mayor medida hemos sido testigos de este tipo de experiencias. Cuando alguien se aleja a pesar de nuestra voluntad, sentimos que una parte de nosotros se aleja consigo; y que nos va a costar trabajo recuperar.

Pero con el tiempo me he dado cuenta de que, después de todo gran alejamiento, siempre hay mejores partidos por jugar. Siempre aparecen. Y sino observa a las personas con las que mantienes contacto hoy. ¿No son acaso estas relaciones mejores para ti de las que mantenías hace 10 años?. ¿Cómo crees que van a ser tus próximos 10 años entonces? Mejor que ahora seguramente.

Cuando alguien decide cortar una conexión contigo, no creo que se trate de un rechazo estrictamente personal. Simplemente estas personas que se alejan están rehusándose a la idea de co-crear algo contigo. Pero siempre van a haber otras personas que van a estar encantadas de hacerlo. Hay 7 billones de personas en el mundo. ¿Cómo puedes sentirte abandonado con semejante cifra? No hace falta que saques la calculadora. Yo diría que matemáticamente tenés chance!!  😉

Cuando comparto algunos de mis intereses e inquietudes, sé de antemano que hay algunas personas que no están alineadas con lo que manifiesto. Algunas de esas personas pueden inclusive demostrar su desinterés a flor de piel. En teoría, esto suele ser difícil de manejar. Pero creo que la clave está en aceptar la situación como lo que es. El aceptar la situación consiste en liberarnos de todas aquellas resistencias que notamos en nosotros mismos. El peor tipo de resistencia es la resistencia hacia lo que es. Y si continuamos resistiéndonos emocionalmente hacia lo que nos pasa no nos estamos dando la oportunidad de recibir algo nuevo.

Aceptemos cuando alguien se acerca o se aparta de nosotros como lo que es, y dejemos que eso siga su curso. Permite a aquellos que no quieran crear algo contigo que se alejen de tu realidad. Después de todo, si no te acompañan es porque buscan otra cosa. Y eso te permite emprender otro camino por el que puedas sentirte más alineado con lo que tu corazón realmente desea.

Y todo aquél que va en busca de lo que realmente quiere, sea a favor o en contra de mi beneficio personal, merece mi respeto.

Valora este artículo