Descubriendo el origen de las emociones “negativas”Una de las cosas que más nos cuesta hacer es saber cómo lidiar con las emociones que surgen a diario. A veces nos sentimos culpables por lo que pensamos y sentimos. Otras veces buscamos reprimir las emociones que surgen.

Hay ocasiones en las que no aceptamos la reaparición de una emoción y tratamos de evitarla a toda costa. Muchas de estas situaciones pueden evitarse si contáramos con la información y herramientas adecuadas para tratarlas. A veces basta con entender un poco más el por qué de una emoción para sentirse más en paz con uno mismo.

Hace ya un par de meses que me he notado un tanto frustrado en lo que concierne a mis relaciones de pareja. Hace tiempo que vengo notando una necesidad incumplida…la necesidad de conectar con una mujer desde lo profundo del ser. De mantener conversaciones inspiradoras que revelen la verdadera esencia y espíritu de la persona que tengo en frente. Básicamente, me di cuenta que estaba buscando un mayor grado de intimidad.

Y si bien tengo un círculo de gente con el cual puedo explorar esto, sentía como que no era suficiente. Después de mucho pensar, me di cuenta que lo que buscaba era tener una pareja con la que pudiera tener este tipo de conversaciones profundas; sin miedo a lo que la otra persona pensaría de mi si digo algo medio loco, sin vergüenza a decir lo que realmente siento. Y honestamente, no creo haber experimentado aún esa sensación de verdadera honestidad y liberación. Siempre sentí como que había algo que me detenía…una especie de bloqueo emocional que me impedía convertirme en una persona más transparente en una relación.

Y esto me provocó fuertes emociones internas. Emociones como la tristeza (al no contar con experiencias pasadas que me sirvieran de apoyo), ansiedad y miedo ante la incertidumbre que conlleva este tipo de exploración.

Se podría decir que este coctel de emociones desembocó en una fuerte frustración. Y al principio no entendía la razón de estos sentimientos. Necesitaba encontrar la verdadera raíz de este nuevo estado emocional. Porque una vez que la encontrara, sabía que eso me traería un renovado sentido de tranquilidad y paz interior.

Le dediqué entonces mucho tiempo a re-visitar mis pasadas relaciones con amigos, familia y parejas sentimentales a lo largo de este año. Pasé por un período al que denomino “rondas de introspección”. Mi búsqueda se centró en encontrar el disparador emocional que ocasionaban comportamientos disfuncionales en mi.

Luego de un período de intensa auto-observación, finalmente llegué a la raíz de mi problema emocional. Y logré describirlo en una frase.

Y esa frase es: “Me siento solo”.

Ufff, cuando llegué a esta conclusión me saqué un gran peso de encima.

“Pero claro”, me dije. “Es tan simple, tan obvio. ¿Cómo no me di cuenta de esto antes?”

Una vez que me percaté de esta verdad, todas las emociones de tristeza, ansiedad y miedo bajaron su intensidad notoriamente. Ahora sabía porque me sentía de esa manera. Y el abrirle la puerta a esta verdad, me liberó de todas aquellas batallas y conflictos internos que venía manteniendo hasta ahora.

Encontrar la razón a nuestras emociones es fundamental para trascenderlas.

Por eso, voy a comenzar una serie de artículos que se enfoquen en este tema específicamente. Me voy a enfocar en establecer una guía para entender cómo funcionan nuestras emociones  y lo que hay detrás de ellas a partir de un marco teórico que, desde lo cognitivo, ayude a ampliar la conciencia y observar a nuestros estados internos desde otra perspectiva.

Si estás pasando por un momento emocional complicado, quiero que utilices esta guía para que hagas una introspección personal y encuentres algo nuevo en ti.

Nos vemos en el próximo artículo  🙂

Valora este artículo

4.1 (82.86%) 7 vote[s]